Cubanos en la MLB: ¿El año mágico?

Fuente: Universo Béisbol

Por Reynaldo Cruz

30 de Septiembre de 2014

José Dariel Abreu dominó sin dudas el panorama de las Grandes Ligas en esta temporada, como novato de la Liga Americana (y candidato número uno a ganar el galardón de Novato del Año, por delante de cualquier otro oponente). El contrato de 68 millones por seis años realmente va resultando una ganga para los Chicago White Sox, quienes esperaron un buen rendimiento del cienfueguero, pero esto no lo sospechó nadie. Lo más notable es que Abreu no ha sido el único: esta temporada ha marcado un año excelente para muchos peloteros de la Mayor de las Antillas en la Major League Baseball.

Abreu será casi sin discusión o resistencia el mejor novato del Nuevo Circuito, al encabezar la liga en slugging con .581, además de un promedio de bateo de .317, con 36 cuadrangulares y 107 carreras empujadas. Además, disparó 35 dobles y dos triples, con 131 ponches y 51 boletos (15 intencionales) acumulados a lo largo de 145 partidos. Hay que destacar que Abreu estuvo en la cima en frecuencia de jonrones hasta que terminó el mes de julio, en agosto y septiembre disparó apenas cuatro jonrones (dos en cada mes), aunque también subió su promedio de manera gradual hasta terminar quinto de los bateadores.

Por supuesto, que su candidatura para el Novato del Año de la Liga Americana está más que sólida, como mismo aparece bien posicionado para luchar por el Premio Hank Aaron (otorgado al jugador más ofensivo de la liga) y por el de Jugador Más Valioso, aunque este último se ve bien afectado por la posición que ocuparon los White Sox en la tabla de clasificación.

No obstante, “Pito” no anduvo solo esta vez: otros cinco cubanos (cuatro de ellos con experiencia en Series Nacionales) dispararon al menos quince vuelacercas, y tres de ellos dieron (incluyendo a Abreu) más de 20: Abreu (36), Yoenis Céspedes (22), Dayán Viciedo (21), Yasiel Puig (16), Alexei Ramírez (15), Yasmani Grandal (15). Mientras tanto, Céspedes se unió a Abreu al superar el centenar de remolques con 100 exactamente, y habría que ver cuántos hubiese dado Kendrys Morales de no haberse quedado sin equipo a inicios de la temporada regular.

Los promedios, por su parte, fueron excelentes, pues cinco cubanos (sin contar a Jorge Soler o Rusney Castillo, que apenas jugaron, pero que aparentemente tienen ambos un gran futuro) compilaron por encima de los .270: Abreu (.317, de 556-176), Yasiel Puig (.296, de 558-165), Adeiny Hechavarría —sí, ADEINY HECHAVARRÍA— (.276, de 536-148), Leonys Martín (.274, de 533-143), y Alexei Ramírez (.273, de 622-170). Si contamos con el hecho de que apenas 17 hombres compilaron por encima de .300 en esta campaña de Grandes Ligas, creo que no hay muchos comentarios por hacer.

En el picheo, sin dudas —amén de la lesión de José Fernández, el Novato del Año de la Liga Nacional en 2013— una figura brilló, no solo entre los cubanos, sino entre todos los serpentineros de la Gran Carpa: Aroldis Chapman. Tal vez lo que más llamó la atención del siniestro holguinero de los Cincinnati Reds fue el hecho de que justo en los Entrenamientos de Primavera (Spring Training) una línea de Salvador Pérez le fue directo al rostro, poniendo en peligro no solo su carrera deportiva, sino también su vida.

Chapman humilló a sus rivales prácticamente todo el tiempo, mostrando una forma increíble, y llegando a tener una salida en la que no bajó de las 100 millas en quince rectas o de las 90 en cinco rompimientos que tiró. En 54 salidas (54 innings), A-Chap fue derrotado en tres ocasiones y salvó 36 partidos, con 106 ponches en —sí, 106 ponches en 54 innings, no es un error—y 24 boletos. Fuera de ahí, el cerrador del Cincinnati estableció marcas para la Gran Carpa con 17.67 ponches por cada nueve entradas, 5.05 ponches por cada hit permitido, y retirando al 52% de los bateadores por la vía humillante. Su promedio de efectividad fue de 2.00 y sus contrarios le compilaron para un pobre .121.

Con esos números, es muy difícil que alguien haya podido dirigir su mirada a la decente actuación del guantanamero Roennis Elías, quien tuvo cota de 10-12, con efectividad de 3.85, y 143 ponches en 163.2 entradas de actuación; o de Odrisamer Despaigne, quien a pesar de su discreto balance de 4-7 tuvo una efectividad de 3.36 con 65 ponches en 96.1 entradas y estuvo a dos outs de un juego perfecto. De no haberse lesionado, José Fernández podría haber tenido otro año excepcional, pues llevaba balance de 4-2, con efectividad de 2.44 y 70 ponches en 51.2 entradas.

Cabe entonces hacernos las preguntas: ¿qué pasará con Yasmani Tomás? ¿Cuántos cubanos habría hoy en las Mayores si la realidad fuese otra? ¿Cuántos de los que permanecen en Cuba podrían dar el salto y hacerlo bien?

Preguntas… solo eso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: