La sirenas de Bertico

Fuente: La Opinión Deportiva

Por Jorge Krauss

24 de Agosto de 2015

El comisionado de béisbol cubano, Eriberto Suárez, un tipo que antes no hablaba casi pero que ahora está que no para, anunció posibles cambios en la estructura de la Serie Nacional Cubana, y lo cierto es que ya no se sabe cuantos cambios ha sufrido este campeonato en estos casi 60 años de pelota “libre”.

Ahora se perfila una nueva fórmula mágica, según él, en la que todos los clubes tendrán un máximo de cinco meses de competencia y donde el que resulte campeón nacional, será el que represente a Cuba en la Serie del Caribe de 2017.

Este año que viene es el del IV Clásico Mundial y, tras la conclusión de la cita del orbe, se tomarán un descanso para entrar en un nuevo torneo que denominarán Súper Liga, que sería más o menos la misma selectiva de siempre pero con distinto nombre, y que tendrá la participación de 6 equipos.

Esta nueva estructura ha sido diseñada en post de los eventos internacionales evidentemente, ya que, a nuestro modo de ver, se encuentra lejos de fomentar el rescate de esa calidad perdida en el béisbol. En dos palabras, que están girados completamente para hacer coincidir a los mejores jugadores cubanos en eventos internacionales donde esté la crema y nata de la pelota Mundial.

Al final dejó entrever la posible muerte de la llamada Serie Nacional, la que pasará a ser una especie de “Liga de Desarrollo gigante” debido, entre otras cosas, a la falta de calidad existentes y a las fugas que se prevee sigan ocurriendo, que aunque esto no lo dijo lo decimos nosotros. Y es lógico señores, porque según el menda si la finalidad es orientarse hacia el fichaje internacional y la consabida liberación de las mejores figuras, entonces dígame usted que sentido tiene una SN.

Pero ahora aguántese que viene lo bueno…

Jugadores como José Contreras, Yadel Martí, José Abreu, y en general todos los que han demostrado verbalmente su disposición a jugar en un equipo CUBA que incluya a figuras en el exterior lo podrán hacer, aunque dijo que “No lo sabe con exactitud como será la cosa”. ¿Y cuando en Cuba se ha hablado de algo que no se sabe con exactitud?, si es que hasta lo que saben de sobra se lo callan.

Es evidente que han soltado la bola para que vaya haciendo su efecto poco a poco en el pueblo, tal y como han hecho todos estos años en los que han tenido que tomar medidas que en un pasado detestaban. Finalmente dijo algo que resulta hasta infantil, ya que dejó entrever que en los juegos Panamericanos de Toronto habían poco menos que “sirenas”.

Se acuerdan de la Odisea cuando el salido de Ulises se tenía que amarrar al mástil de barco para no ser provocado por bellas sirenas que, como Ligia, a golpe de un suave toque de la lira y de sus provocadores cantos volvía medio locos a los marinos. Lo único que en esta ocasión, y según asegura Bertico, en vez de sirenas y de lira eran 50 mil dólares que unas bellas chicas le daban en mano a todo aquel “maromo” que quisiera “traicionar”. Y me pregunto yo entonces, ¿y en el caso de las chicas que se fueron, quien las sedujo entonces? Serían sirenos supongo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: