Mil ponches para un relevista

Fuente: Baseball de Cuba

Por Ray Otero

6 de Marzo de 2015

Un reciente artículo sobre la llegada del cerrador de Artemisa y líder histórico en el departamento de salvamentos en nuestras Series Nacionales, José Angel García, a la cifra de mil ponches en el torneo cubano de mayores, me puso a pensar sobre otros conocidos lanzadores – con al menos 47% de los juegos trabajados en su carrera en el rol de relevo – que alcanzaron la cifra de 1000 ponches en nuestros torneos, al nombrarse que José Angel se convertía en el primer relevista con esta cifra en los torneos iniciados en el ya lejando 1962.

La afirmación lleva indiscutiblemente al debate, si el término relevista es usado y además, se aplica en toda la extensión de la palabra.

Es bien cierto que José Angel, un batallador incansable primero con el ya extinto equipo Vaqueros de La Habana y ahora con los Cazadores de Artemisa desde que debutó en 1998 con solo 17 años ante el elenco de Metropolitanos durante la XXVIII SN, ha sido en todo el término de su carrera un relevista clásico, con un total de 539 juegos lanzados y de ellos 533 relevados, dominando este último departamento histórico al igual que el de salvamentos con 185 y el de participación en lechadas con 35, pero no resulta el único en actuar en toda o gran parte de su carrera en el rol de relevo, alcanzando la redonda cifra de 1000 ponches.

Con solo mirar la lista de los primeros ponchadores de nuestra pelota, todos liderados por el mítico derecho pinareño Rogelio García con 2499, pues de seguro a las claras veremos dos caras en el rol de relevo que resaltan por encima de todos, en los nombres de los derechos José Miguel Báez, de Las Tunas, y Lázaro Santana, Sr., de Ciego de Avila.

Ambos lanzadores, enmarcados en una época completamente distinta del béisbol de Series Nacionales y en donde el término abridor-relevista estaba mucho en uso pero donde, ni siquiera, los ahora llamados cerradores existían, dedicaron también gran parte de sus carreras al arte del relevo, y por consiguiente, lograron gran parte de sus 1000 ponches o más, actuando como tal en nuestros torneos.

tabla_estadistica

Báez, una de las promesas de elenco nacional perdidas del pitcheo cubano de los ’80, resultó en sus inicios un brazo de hierro de las aperturas de los poco contendientes elencos tuneros de los ’80 y ’90, al igual que de los Mineros de las extintas Series Selectivas. Durante ese tiempo, el derecho dedicó gran parte también al rol de relevista, pero cuando su brazo dejó de poder soportar el rigor de una campaña completa, entonces Báez logró extender a 20 sus campañas nacionales, dedicando sus últimas temporadas al rol de relevo casi enteramente, el cual le permitió relevar en 258 de los 541 choques que lanzó en Cuba. En general, el derecho archivó un total de 1354 ponches en nuestros torneos, encabezando el listado entre todos los relevistas.

Un segundo caso es el del avileño Santana, hombre que de los 418 partidos que lanzó en 17 campañas nacionales en Cuba, se dedicó en un total de 221  a la función de relevo, a las claras más del 50% de sus actuaciones.

Santana, quien también fue una figura destacada en los elencos Granjeros, Camagüey, Ciego de Avila y Camagüeyanos de los ’60, ’70 y ’80 del pasado siglo, logró ponchar a un total de 1054 hombres, retirándose en el específico rol de apagafuegos, como exhibió en su última campaña, la de 1980-81, donde trabajó de “apagafuegos” en los 22 choques que vio acción, si unimos la XX Serie Nacional y la VII Serie Selectiva. Santana fue un artífice del arte de relevo a partir del momento que tomó el rol de manera decisiva en su carrera y al retirarse quedó identificado entre los aficionados como un relevista con todas las de la ley, el derecho de tal modo se convirtió en el primer hombre en alcanzar 1000 ponches, con ambas funciones bien definidas.

José Angel García, sin discusión alguna, resulta el primer hombre casi de manera única en actuar en nuestros torneos como relevista arribando a la cifra de 1000 ponches, pero como dice el mismísimo profesor Calviño, bien valía la pena mencionar estos dos casos anteriores, sobre todo si además tenemos en cuenta las transfomaciones que el béisbol cubano ha sufrido con el paso de los años.

Nota: José Angel García arribó a la marca de 1000 ponches el 3 de marzo del 2015 ante Granma, en los predios del estadio 26 de Julio de Artemisa, ponchando en el 9no inning al joven Guillermo Avilés. De manera curiosa, en los 1 2/3 de innings que trabajó García en el choque, el derecho propinaría solo 2 ponches – sus números 999 y 1000 – y ambos serían al mismo jugador granmense Avilés. El ponche 999 lo alcanzaría José Angel García en la 7ma entrada.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: