Serie Nacional Sub-23

Por Rogério Manzano

Aunque tuvo el antecedente de la fracasada Liga de Desarrollo (1992-2011), la Serie Nacional Sub-23 nació con la pretensión de convertirse y funcionar como escalón de perfeccionamiento entre la categoría juvenil y la Serie Nacional.

El 29 de Julio de 2014 se jugó la jornada inaugural del certamen que, asfixiado por la estrechez financiera de un país en constante crisis económica, basó la proyección de su éxito, no en el culto al espectáculo beisbolero, sino en la pragmática promesa de una necesidad competitiva de los jóvenes valores del béisbol cubano del siglo XXI.

Moldeado en estas rústicas circunstancias, el certamen se limitó apenas a tratar de seducir a los espectadores con los 400 peloteros de más perspectiva en el país, repartidos en una escuadra por cada una de las 15 provincias, más el municipio especial Isla de la Juventud.

En cuanto a estructura competitiva, los 16 equipos fueron distribuidos geográficamente en cuatro zonas. A saber, el grupo A se alojó en el estadio Palmar de Junco, en la ciudad de Matanzas y concentró a los clubes de Artemisa, Isla de la Juventud, Matanzas y Pinar del Río. Por su parte el grupo B fue albergado en el estadio cienfueguero 5 de Septiembre, donde se hospedaron las escuadras de Cienfuegos, La Habana, Mayabeque y Villa Clara.

Para el grupo D se escogió la sede del José Ramón Cepero avileño, donde se reunieron los elencos de Camagüey, Ciego de Ávila, Las Tunas y Sancti Spíritus. Finalmente, para jugar la llave D se eligió el parque Calixto García a donde se enviaron los elencos de Granma, Guantánamo, Holguín y Santiago de Cuba.

El esquema de competencia se pactó a 24 partidos para cada equipo en una fase inicial. Para tal propósito se estableció jugar tres días consecutivos en una ronda de todos contra todos y descansar el cuarto, para luego continuar sucesivamente de ese modo hasta cerrar el ciclo clasificatorio.

Luego de cumplida esta etapa, se estipuló que los vencedores de cada grupo avanzaran a la semifinal, junto a las dos novenas con mejor balance de ganados y perdidos. Estas seis selecciones, reunidas de nueva cuenta en otra sede única, emprenderían entonces dos vueltas eliminatorias en un calendario todos contra todos. Finalmente, los dos primeros lugares quedarían clasificados para disputarse el trofeo de campeón en una serie final de cinco partidos a ganar tres.

En cuanto a actuaciones individuales y colectivas, el equipo de Artemisa logró conquistar el primer título en la historia de estos certámenes, luego de vencer en 3 partidos consecutivos al conjunto de Camagüey durante el Playoff Final 2014, mientras que los jugadores Luis Robert (Ciego de Ávila), con average de 406, e Irving del Río (Villa Clara), con efectividad de 0.90, inscribían sus nombres como los primeros campeones de bateo y de pitcheo, respectivamente.

Equipos campeones y managers de la Serie Nacional Sub-23

(Para conocer resultados, posiciones finales de los equipos y líderes individuales en cada temporada, pulsa en el enlace del club campeón).

Años Clubes campeones Managers
2014 Artemisa Jorge L. Machado
2015 La Habana Jorge Heredia
GALERÍA DE UNIFORMES SERIE NACIONAL SUB23
Artemisa Artemisa Camagüey Camagüey Ciego de Ávila C. de Ávila Cienfuegos Cienfuegos
Granma Granma Guantánamo Guantánamo Holguín Holguín La Habana La Habana
Isla de la Juventud Las Isla Las Tunas Las Tunas Matanzas Matanzas Mayabeque Mayabeque
Pinar del Río P. del Río No Disponible S. Spíritus Santiago de Cuba Santiago Villa Clara Villa Clara
GALERÍA DE UNIFORMES DEL EQUIPO CUBA

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: