Urrutia firme en su sueño de jugar para los Orioles

Fuente: El Nuevo Herald

Por Jorge Ebro

25 de Noviembre de 2014
Luego de un progreso enorme en el 2014 que le llevó a debutar con los Orioles, Henry Urrutia se perdió del radar de las Grandes Ligas en este año a punto de concluir debido a una hernia deportiva que le hizo perder tres meses de acción y 25 libras de peso.

Pero ahora está de vuelta con todas sus fuerzas para retomar ese tren de ilusiones hacia un equipo repleto de talento, pero siempre dispuesto a darle una oportunidad a quien se la merezca.

Hijo del tremendo Ermidelio Urrutia y primo de Osmani Urrutia –dos grandes peloteros antillanos-, Henry presiente que, a los 27 años, pudiera dar el gran salto y ser parte de esa nueva ola de cubanos que se hace sentir en las Mayores.

¿Qué estás haciendo por estos días?

“Estoy recuperando el tiempo perdido en Sarasota en el complejo de los Orioles por los problemas de salud, haciendo pesas, corriendo y fortaleciendo el cuerpo para llegar lo mejor posible al entrenamiento de primavera’’.

¿Todavía te estás adaptando a la pelota profesional?

“Eso nunca cesa. Es un estudio y un trabajo constante. Estaríamos hablando todo un día sobre todo lo que abarca esa adaptación. A mí nunca se me va a olvidar mi debut en Grandes Ligas el 20 de julio del 2013 contra Texas, cuando Leonys Martín me dijo durante la práctica en el center field, “tranquilo hermano que este es el mismo béisbol del Cuba, pero con un poco más de gente’’.

¿Y crees que es así?

“No, yo le dije, “hermano, que sea lo que Dios quiera, pero te digo de verdad que este béisbol es muy diferente al cubano en lo que es seriedad, profesionalismo. Hay muchos parámetros que en Cuba se ven de otra manera. Es el mismo deporte, pero distintos fundamentos’’.

¿Puedes explicar un poco más?

“Por ejemplo, en Cuba mi papá me decía, da palos y olvídate de lo demás, pero aquí no solo se trata de eso: hay que defender bien, tirar a los cortadores, correr las bases con inteligencia, jugar la pelota con un fundamento. En Cuba nunca tuve necesidad de robar bases y otras pequeños cosas’’.

¿Cómo ves la próxima temporada?

“Mi meta sigue siendo jugar Grandes Ligas. Es muy difícil cuando tienes un equipo como Baltimore con tantas estrellas. Lo importante es confiar en uno mismo y aprovechar las oportunidades, que siempre llegan’’.

¿Sientes que has cambiado mucho como persona?

“Sí, a través de este béisbol que te enseña a ver la vida de forma diferente, a cuidarte. Ahora tengo una familia, un bebé de menos de un año, y eso te obliga a tener más sacrificio, conciencia. Yo pudiera estar de fiesta en la playa y estoy entrenando fuerte’’.

Tu papá dirige Las Tunas en Series Nacionales, ¿cómo es tu relación con él?

“Muy buena. Si me paso cuatro días sin llamar a mi casa me halan los pelos, además mi hermano pequeño tan bien juega con el equipo. Mi padre y yo intercambiamos consejos. El jugó béisbol donde los peloteros dejaban el pellejo en el terreno y ahora sufren con los jugadores de la nueva generación por la poca paciencia, pero también lo escucho’’.

¿Qué es lo que te dice?

“Que lo único que no me perdona es un fracaso, que ya estoy aquí y no puedo echar para atrás. Que mientras me queden fuerzas para arrastrarme tengo que echar el resto’’.

¿Te pesa mucho el apellido?

“Es un privilegio venir de esa familia, pero igualmente un reto, porque pusieron números en el béisbol, y aunque no jugaron en Estados Unidos son reconocidos en el mundo entero. Cuando me ven lo primero que dicen es: ojalá sea como el padre o como el primo. Yo también digo, ojalá’’.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: