Céspedes y Kendrys cambian de uniforme

Fuente: Cuba Contemporánea

Por Michel Contreras

19 de Diciembre de 2014

Dos sluggers cubanos del Big Show, Yoenis Céspedes y Kendry Morales, enfrentarán la próxima temporada ligamayorista con escuadras diferentes a las que los vieron terminar en el 2014, y de modo inevitable asoma la pregunta de si serán o no propicias las mudanzas para sus respectivas carreras.

Dos veces ganador del Derby de Jonrones, Céspedes pasó de los Medias Rojas de Boston a los Tigres de Detroit, en una operación que condujo al diestro Rick Porcello al montículo del legendario Fenway Park.

Con 29 años, un poderío en ascenso y el valor añadido de un cañón en el brazo, el outfielder natural de Granma había pertenecido a los Atléticos de Oakland hasta hace pocos meses, cuando la franquicia californiana se desprendió de él para hacerse del zurdo Jon Lester, una movida que terminó siendo fatal en las aspiraciones del equipo.

Céspedes nunca llegó a sentirse a gusto con la camiseta de Boston, donde bateó .269 con cinco cuadrangulares y 33 empujadas en 201 turnos oficiales. Las contrataciones de su compatriota Rusney Castillo y el dominicano Hanley Ramírez, así como la recuperación de Shane Victorino, acabaron por darle el impulso definitivo a su partida.

Es entonces que aparecieron en el horizonte los Tigres, interesados en llenar el hueco que dejó la salida a la agencia libre del veterano Torii Hunter. De modo que aquella dupla que muchos vaticinaron, integrada por el campechuelense y Papi Ortiz, quedará solo como un sueño irrealizado, y ahora surge la posibilidad de que se junte con los toleteros Miguel Cabrera y Víctor Martínez en una terna más que respetable.

Luego de conseguir su primera campaña de cien impulsadas y asistir al Juego de Estrellas, Yoenis Céspedes da la impresión de estar listo para vivir el año de su despegue definitivo al estrellato.

Diferente –y bastante- es la situación de Kendry, que acaba de cerrar una patética campaña deportiva desde cualquier punto de vista: estuvo varios meses sin equipo, firmó una aventura gris por Minnesota (.234 de average con un solitario bambinazo en 154 estancias), y luego se largó a Seattle para sufrir un nuevo varapalo (.207 en 213 visitas al cajón).

Pese a ello, los Reales de Kansas City –inesperados contendientes de la Serie Mundial- decidieron adquirir su contrato por 17 millones y dos años, y el fornido ambidextro de 31 abriles tendrá ocasión de demostrar que todavía dispone de combustible para ganarse el pan en la Gran Carpa.

Ojalá pueda lograrlo, aunque este analista no cree que su nivel actual pueda suplir la baja del bien cotizado Billy Butler, y muchísimo menos, que el ex industrialista redondee una temporada como la que tuvo en 2009, aquella maravilla que se resumió en 34 jonrones, 108 carreras impulsadas y un promedio ofensivo de .306.

Una gesta que, de entonces a la fecha, solo pudo mejorar el increíble José Dariel Abreu.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: