Alazanes de Granma

Por Rogério Manzano

Como el resto de sus hermanas orientales, la provincia de Granma apareció representada por primera vez en el béisbol invernal cubano durante la XVII Serie Nacional de 1977-78.

Yate a la deriva

Los granmenses saltaron del anonimato con paso discreto al obtener el onceno puesto en la competencia y la misma cantidad de victorias que derrotas.

El torpedero Agustín Arias, uno de los más relevantes atletas de su posición durante los años sesenta y setenta, era la figura de mayor celebridad en aquella escuadra plagada de jugadores desconocidos. En cambio, Arias no trabajó mucho tiempo con el equipo, porque ya estaba cerca del retiro.

Luego de su jubilación, el equipo perdió la estrella más rutilante de su firmamento y a los hombres que permanecieron no les restó más alternativa que concentrarse en tratar de voltear la rueda de la fortuna hacia perspectivas más exitosas.

Pero, tras diez temporadas de ayuno triunfal, el club todavía no lograba robustecer una formación con la fibra necesaria para aspirar a posiciones de privilegio. En esa mediocre etapa, sólo tres veces lograron dividendos positivos al sumar más de 500 puntos de average en el departamento de los ganados y perdidos. El resto de las campañas siempre fueron de pura anemia victoriosa en el balance total.

Desembarcan los bayameses

No obstante la historia anterior, el último día de la justa de 1986-87 situó un sugestivo punto de giro en la biografía de la novena. Aunque se quedaron al borde de conseguir la clasificación para su primera Serie Playoff, en cambio, lograron amanecer acomodados encima de un atractivo quinto puesto en la escalera de ubicación final.

Naturalmente, no resultó aquella una sorpresa fortuita, fue el fruto de una década de esfuerzo. Poco a poco, los habitantes de las tierras que bañan el mayor río de Cuba habían convertido su provincia en una eficiente factoría para la forja de material beisbolero y los hechos no tardaron en evidenciarse.

En la contienda de 1988-89 las huestes surorientales obtuvieron el boleto a su primera Postemporada y conquistaron un convincente tercer lugar. El debut a los Playoff no sólo fue un suceso estremecedor en el contorno local, sino que en su ángulo más práctico señaló el despegue definitivo del seleccionado hacia el grupo de vanguardia del béisbol aficionado.

Durante la última década del siglo XX esta labor no cayó en un saco roto. Los granmenses participaron en tres Playoff más (1989-90, 1991-92 y 1999-00), y aunque en el cómputo definitivo de partidos las derrotas sumaron más que las victorias, en el aspecto positivo lograron su primer banderín en el Grupo D, además de que se mantuvieron ubicados siempre dentro de los cinco primeros combinados del país.

Entre las principales figuras del montículo en ese período se cuentan Ernesto Guevara Ramos, Ciro C. Licea, Alfredo Fonseca, Manuel Vega y Misael López, quienes se combinaron para formar uno de los más estables cuerpos de lanzadores que poseyó el combinado en toda su historia. Por su parte, la ofensiva se vió respaldada consistentemente por hombres como Pedro Mora, Hermes Ortega, Marcos Naranjo y los hermanos Valerio, Santiago y Víctor Bejerano.

Pero, quizás el ejemplo más perdurable de ese pródigo rendimiento lo entregó Carlos Martí, quien por cerca de veinte años dirigió el club en sus mejores y en sus peores momentos, y los capitaneó, no únicamente en su temporada inaugural, sino también en la mayoría de todas sus comparecencias a los Playoff.

Siglo XX

Con la llegada del 2000, el nuevo siglo y la XL Serie, Granma ajustó su trote dominante y reservó tickets para la fiesta final en todos los campeonatos efectuados hasta el 2006, con la sola excepción del 2002.

Pese a resultarle difícil alcanzar un título de Liga en la división oriental, por la fuerte presión ejercida de oponentes como Villa Clara y Santiago de Cuba, en par de ocasiones 2000-01 y 2002-03 volvió a reconquistar el campeonato de su grupo clasificatorio frente a Santiago, Holguín y Guantánamo.

Individualmente, en las filas del club se desarrolló, y escaló la cima del estrellato, uno de los atletas que ya los especialistas consideran entre los mejores sluggers surgidos del torneo invernal en su etapa aficionada: Alfredo Despaigne. También otros importantes peloteros como Yoennis Céspedes, y los Novatos del Año, Yordanis Samón y Alberto Soto, florecieron en este período bajo los colores de la bandera granmense.

Al finalizar la primera década del siglo XXI, y aún sin desbordar una biografía espectacular por sus constantes altibajos, la escuadra de Granma todavía se mantenía en el pelotón de avanzada de los conjuntos más competitivos del circuito cubano en la época aficionada. No por gusto, su promedio histórico de ganados y perdidos descansaba por encima de 500, único equipo en activo, fuera de los cuatro grandes, capaz de lograr tal hazaña.

HECHOS Y FIGURAS DE GRANMA

Títulos de campeón: 0

Mejor ubicación: 3º lugar
1988-89

Peor ubicación: 15º lugar
2008-09

Más victorias en una temporada: 56
1998-99

Más derrotas en una temporada: 59
1997-98

Lanzadores de Cero hits: 2
1979 Juan R. Gómez (a tres manos)
1992 Ernesto Guevara Ramos

Jugadores Más Valiosos: 3
2008-09 Alfredo Despaigne
2009-10 Alfredo Despaigne
2011-12 Alfredo Despaigne

Novatos del Año: 2 
2002-03 Yordanis Samón
2005-06 Alberto Soto

MÁS SOBRE GRANMA
SÍMBOLOS
ESTADÍSTICAS
UNIFORMES
ESTADIO

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: