Carmelitas del Fe

Por Rogério Manzano

El Fe nació cuando los bigotes de manubrio eran una moda y las moñas sobre el pecho una pasión. Su procedencia se pierde entre aquellas “decenas” que surgieron en los barrios de La Habana, seducidas por los estertores de la nueva fiesta beisbolera.

Siglo XIX

Corrían los años finales de la década del 70 del siglo XIX, y ya existían por toda la metrópoli capitalina numerosas escuadras como el Esperanza, en Guanabacoa; el América, en el Vedado; el Progreso, en la Víbora o el Alerta, en Jesús del Monte.

Quizás, sin la clara pretensión de imitar a los sempiternos antagonistas del momento, Habana y Almendares, pero actores de una apasionada rivalidad, varios conjuntos también se embistieron en reñidas porfías que dejaron como saldo más de un cráneo roto.

El Alerta y el Progreso, protagonizaron, sino la más célebre, por lo menos la más sangrienta de tales discordias. Paradójicamente, fueron estas graves circunstancias las que estimularon el surgimiento de uno de los más afamados clubes de la Liga invernal cubana en su primera etapa.

Con el ánimo de evitar alguna desgracia, el joven Florentino Ayala tuvo la idea de congregar ambos bandos bajo una misma bandera para presentarse a discutir el premio de la Liga. En este empeño lo secundó el doctor Manuel Fernández y fundaron el Fe, elenco que debutó contra el Habana en 1882.

Alinearon para los feistas en la hora de su estreno Gustavo Aróstegui, Miguel Ayala, Evaristo Cachurro, F. Díaz, J. Hongh, Adolfo Marín, Ricardo Martínez, Francisco Miguel, Francisco Salabarría, José María Teuma y Antonio Utrera, quienes vieron desvanecidas las probabilidades de una eventual victoria, cuando quedó interrumpido el torneo por desavenencias ocurridas con los integrantes del club Habana, en la primera suspensión de un campeonato invernal.

En la siguiente temporada el Fe no intervino. Retornó en 1885 y ya en 1888, bajo el comando del señor Antonio Pérez Utrera, los feístas ceñían la primera de sus dos coronas en aquella edad primitiva del pasatiempo cubano.

Las dos siguientes justas fueron muy peleadas para los Carmelitas, quienes antes de despedirse definitivamente hasta la llegada del siglo XX, volvieron al trono de la entidad beisbolera cubana en la liza de 1890-91.

Un nuevo siglo y la despedida

En 1901 comenzó el largo epílogo. Catorce campañas que concluyeron en 1915 con la desintegración definitiva. Sin embargo, fue un periplo especial, en el cual la estabilidad del juego desplegado fue categórica en los gallardetes de 1905-06 y 1913, así como en los otros tres subcampeonatos obtenidos.

Resalta a la vista la ardua tarea que desarrolló la novena carmelita en aras de arrebatarle fanáticos al Habana y al Almendares. Un asunto bien fatigoso de cumplir, por cuanto gran parte del “respetable” era devoto a los colores rojo y azul.

Pero la desaparición no tuvo su génesis únicamente en la adquisición de partidarios, y se debió más a la inestabilidad económica del país, que al favor del público. Entre otras razones, porque produjo serias dificultades a la organización para mantenerse como tercer equipo en competencia.

Disputarle popularidad a Leones y Alacranes fue una labor ingrata para el Fe a lo largo de sus 23 contiendas, si se tiene en cuenta que sus canteras fueron la forja de peloteros de estirpe, desde Antonio María García, Eddy Machado, Alfredo Arcaño, Francisco Alday, Francisco Hernández y Pablo Ronquillo, en el siglo XIX, hasta Julián Castillo, Regino García, Pelayo Chacón y Carlos Morán, en la vigésima centuria.

Allí, además, se moldearon las carreras de otros miembros del Salón de la Fama cubano, y en los casos personales de Miguel Ángel González y Adolfo Luque, resultó el foro donde realizaron sus primeros pininos como profesionales en 1910 y 1913, respectivamente.

La contribución de los Carmelitas del Fe a la leyenda del béisbol de invierno es insoslayable, porque desde su fundación hasta su desintegración se ufanaron de sus poderosos enemigos y se manifestaron como un elemento indispensable en la edad romántica de la pelota nacional.

HECHOS Y FIGURAS DEL FE

Títulos de campeón: 4

Mejor ubicación: 1º lugar
1888, 1890-91, 1906, 1913

Peor ubicación: 5º lugar
1901

Más victorias en una temporada: 21
1903, 1913

Más derrotas en una temporada: 32
1908

Lanzadores de Cero hits: 0

Jugadores Más Valiosos: 0

Novatos del Año: 0

MÁS SOBRE FE
SÍMBOLOS
ESTADÍSTICAS
UNIFORMES
ESTADIO

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: