Leñadores de Las Tunas

Por Rogério Manzano

Las Tunas organizó su primer club para una competencia invernal de béisbol en 1977, cuando la provincia de Oriente quedó dividida en cinco nuevos territorios.

Espinas en el camino

De todos los equipos orientales, no resultaron los tuneros unos regios representantes, porque siempre clasificaron dentro del grupo de las escuadras más flageladas por las constantes derrotas.

La poca distinción en su juego, el restringido desarrollo de peloteros de primer nivel y un público, a veces perezoso, frenaron el progreso de una novena siempre repleta de sangre joven, pero sin guía, ni rumbo estable, en los torneos aficionados.

Entre 1977 y 1989 la mejor marca de juegos ganados conseguida por el conjunto en una temporada fue de 24 partidos (1984-85), en cambio el pico más alto de fracasos escalaba los 56 desafíos.

Relámpagos en la oscuridad

De vez en cuando destellaba la labor de un consistente tirador como Félix Nuñez (líder en entradas lanzadas durante las justas de 1982-83 y 1984-85) o de un electrizante escopetero como Juan Carlos Pérez (tres veces consecutivas mejor serpentinero en el departamento de los ponchados entre 1989 y 1992).

En otras ocasiones surgía un longevo trabajador como José Miguel Báez (líder en lechadas en la lid de 1993-94) o un extraordinario bateador como Ermidelio Urrutia (campeón de los jonroneros en 1989-90 con 20 y 1990-91 con 16). Eran hombres cuyas acciones incluso, repercutieron hasta el equipo nacional, pero no pasaban de ser la excepción de la regla en aquellos miserables años.

La década del 90 también fue otra etapa perdedora, aunque por primera vez el elenco pudo sobrepasar la barrera de las 30 victorias en un contienda, acontecimiento ocurrido en el certamen de 1997-98, exactamente veinte años después de la fundación del equipo.

En todo este tiempo, el conjunto apenas logró bajar del décimo puesto en las posiciones finales solamente una vez, el resto del tiempo fue un equipo sotanero que en su momento más oscuro permaneció, de modo consecutivo, cuatro veces en el último lugar.

Siglo XXI

El inicio de la centuria número 21 amaneció con Las Tunas en el sótano de la pelota cubana, aplastada por el peso del fracaso y abatida por la indiferencia de los fanáticos. Empero, la campaña de 2003-04 resultó la muestra más evidente del célebre axioma que reza: la esperanza es lo último que se pierde. En una hazaña sin precedentes, el elenco obtuvo su récord histórico de victorias para ese momento con 44 y se emplazaron, por segunda ocasión en su trayectoria, un punto por debajo del escalón número diez.

Desde ese instante, los lugareños comenzaron a ver de otro modo a su equipo de béisbol, confiados en los nuevos valores que se fraguaban al calor de tan difíciles contiendas. Osmani Urrutia, Danel Castro, Joan C. Pedroso y Amaury Súarez, junto al resto de sus compañeros de trabajo, recogieron de las cenizas el estandarte con la tuna verde y lo elevaron hacia el firmamento de las glorias y el honor.

En los casos particulares de Osmani Urrutia (seis veces campeón de bateo entre 2000-01 y 2006-07, cinco de los cuales fueron consecutivos) y Joan C. Pedroso (recordista de jonrones en el 2002-03 con 28), se establecieron definitivamente por esas fechas como una de las parejas de bateadores más espectaculares que conocieron los campeonatos cubanos de los últimos tiempos.

Pese a la insaciable sed de triunfo en ese par de temporadas ganadoras, los Leñadores no lograron avanzar más allá de cuartos de final en los Playoff, pero en cambio, por primera vez en su historia, el equipo de Las Tunas fue colocado en el mapa beisbolero de la Liga invernal cubana con un gran signo de admiración.

Aunque en la actualidad los tuneros ya no cuentan con el ardiente bate de Osmani Urrutia, el ascenso de dos jóvenes figuras como Alexander Guerrero y Yosvani Alarcón, se unieron a los veteranos Pedroso y Castro para mantener viva la lucha por una ubicación más digna.

En la campaña de 2011-12, con la llegada al puesto de dirección de Juan M. Gordo, un ex miembro de la selección en el pasado, el elenco representativo del balcón del oriente cubano logró volver a los Playoff y rubricar la mejor de sus actuaciones en todos los tiempos.

Empero, todavía les queda trecho por recorrer a los tuneros en sus aspiraciones beisboleras. El factor pitcheo es un componente esencial que necesitarán mejorar en el futuro, si en verdad el equipo pretende ser un serio pretendiente a la corona de campeón en la pelota cubana.

HECHOS Y FIGURAS DE LAS TUNAS

Títulos de campeón: 0

Mejor ubicación: 6º lugar
2011-12

Peor ubicación: 18º lugar
1980-81, 1981-82, 1982-83, 1983-84

Más victorias en una temporada: 54
2011-12

Más derrotas en una temporada: 67
2002

Lanzadores de Cero hits: 3
1997 Modesto Luis Johnson
1998 José M. Báez
2005 Damichel González

Jugadores Más Valiosos: 1
2003-04 Osmani Urrutia

Novatos del Año: 2
1998-99 Norlis Concepción
2011-12 Carlos J. Viera

MÁS SOBRE LAS TUNAS
SÍMBOLOS
ESTADÍSTICAS
UNIFORMES
ESTADIO

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: