Vaqueros de la Habana

Por Rogério Manzano

No obstante figurar entre las cuatro escuadras que rivalizaron en la I Serie Nacional de 1962, la permanencia de un conjunto con este nombre tuvo varias disyuntivas, porque después de aquella histórica salida al comienzo de los 60, nunca más el Habana tomó parte en el máximo evento de la pelota cubana.

Surgen los Marrones

Pero, con el arribo de la temporada de 1967-68, cada provincia pudo anotar dos conjuntos en competencia, uno titular y otro “selección”, para participar en el primer torneo invernal cubano con un verdadero carácter nacional. De tal suerte, se le presentó al Habana la oportunidad de retornar a las temporadas invernales.

Si en su comparecencia de bautismo, consiguieron a duras penas diez victorias, en esta segunda infancia, dieron muestras de sólido poderío. El 4 de Abril de 1968 terminó la VII Serie y la novena había amontonado en el podio de los campeones un voluminoso paquete con 74 triunfos, la mayor cantidad de juegos ganados hasta el día de hoy por un elenco en los certámenes invernales, desde 1878 hasta el presente.

Ese año, el Habana reunió a varios hombres que generaron un soberbio comportamiento. Entre ellos el pitcher Julio Rojo, quien golpeó muy fuerte con su récord de 18 éxitos, el jardinero Eulogio Osorio, líder en los departamentos de hits con 129 (la cuarta mejor marca de todos los tiempos) y en dobles con 24, así como el esfuerzo del valioso torpedero Rodolfo Puente, que resultó el mejor novato del torneo. Se lucieron con la H marrón además, Pedro Chávez, Armando Capiró, Andrés Liaño, Antonio Jiménez Ruiz y Rigoberto Betancourt.

En las seis campañas siguientes, la bandera color marrón, que identificó al Habana en esa época, iluminó con relámpagos bermejos el cristalino lago de la gloria beisbolera. En la XIII Serie conquistaron el banderín nacional con 52-26 y 666 de promedio. También obtuvieron dos subtítulos (1971 y 1973) y en la escalera de posiciones nunca bajaron del sexto peldaño en su peor campaña.

Con estas demostraciones, los habanistas cerraron, quizás, el período más florido de su biografía, pues conformaron un modelo coherente y aguerrido que los mantuvo en la delantera durante ese primer ciclo.

Al proclamar a la Serie Selectiva de 1975 como un certamen “élite”, los miembros de la Comisión Nacional decidieron otorgarle a éste todo tipo de facilidades para caracterizarlo como torneo superior y etapa final de la Serie Nacional. El lugar del Habana lo tomó Metropolitanos, el cual desplegó sus pendones de guerra junto a Constructores y Agricultores, para formar el tresillo de escuadras habaneras.

¿Un nuevo Habana?

Dos años después, en 1977, al ser reajustadas por séptima vez las cuerdas del campeonato invernal, el Habana, reinstalado esta vez en el humilde estadio Nelson Fernández, del municipio San José de las Lajas, regresó a los diamantes invernales para disponer de la reputación que un día disfrutaron sus antepasados.

Pero ya para esa época el deporte nacional en la Isla se había debilitado bastante. La inestabilidad en la estructura de la competencia, el incremento de equipos de menor nivel, la llegada del bate de aluminio y la aparición del bateador designado, deslucieron mucho la escena beisbolera cubana.

El Habana fue un equipo enclenque en esos años, tan enfermo que en la Serie de 1981-82 todavía no lograban superar el duodécimo puesto alcanzado en 1977-78. Entre las causas objetivas que originaron este desangramiento colectivo se reconoce la fragmentación territorial que sufrió la provincia. La capital y sus áreas aledañas (Santiago de las Vegas, El Cotorro, Guanabacoa, Marianao, Regla, etc.) fueron separadas del resto de los municipios y convertidos en una nueva provincia nombrada Ciudad de la Habana. El resto conservó el antiguo nombre, pero la voz popular lo motejó con el de “Habana campo”.

La pérdida de su zona más desarrollada, y más densamente poblada, fue una zancadilla al abastecimiento del talento, y como, en las Series amateurs organizadas por el Gobierno de Fidel Castro no se permiten las transacciones de jugadores al estilo profesional, el problema devino en un mal menor para el buen desenvolvimiento del plantel habanista.

No obstante, el equipo evolucionó. El proceso fue lento, pero ya a finales de los 80 disponían de un depósito ofensivo de respeto. El nuevo clan, comandado por los cañoneros Romelio Martínez, Pedro L. Rodríguez, Juan C. Millán, Gerardo Miranda, Luis I. González y Oscar Macías, guiaron la novena hacia su primera participación en los Playoff de 1987-88. Luego clasificaron para la discusión del título en las postemporadas de 1990-91, 1994-95, 1997-98 y 1998-99, aunque el hecho de contar con apenas José Ibar como único tirador estelar durante ese lapso limitó bastante las aspiraciones al gallardete, pese al enorme potencial artillero.

El ascenso de los Vaqueros

La llegada del siglo XXI recibió a una escuadra habanera en pleno proceso de renovación, no sólo en su imagen, sino también en sus filas. Comenzaron por pulir entonces uno de los mejores staff de pitcheo en este inicio de siglo, no obstante la pérdida paulatina de todos y cada unos de sus más feroces maderos.

De tal suerte, ese grupo de lanzadores, encabezados por Jonder Martínez, Yulieski González, Yadiel Pedroso y José A. García, hicieron cabalgar al Habana hacia todas las Postemporadas desde la contienda del 2004-05 hasta su campaña de despedida en el 2010-2011.

Durante el certamen del 2004-05 estuvieron muy cerca de lograr el título de Cuba, pero el equipo de Santiago se interpuso con su poderosa maquinaria en el Playoff decisivo y les sacó el triunfo de las manos. Finalmente, en la temporada de 2008-09, la espera terminó y, tanto jugadores como seguidores, pudieron vibrar de alegría con el ansiado banderín nacional.

Aunque técnicamente fue el tercer galardón de una novena con el nombre del Habana en las Series Nacionales, los fanáticos habanistas lo festejaron en ese instante como el primero logrado con el sobrenombre de Vaqueros, sin imaginar la forzoza decisión que se avecinaba. Dos años más tarde el equipo sería eliminado para siempre de las Serie Nacionales, al darse a conocer en el año 2010 la escisión del territorio del Habana en dos nuevas provincias, Artemisa y Mayabeque.

La última temporada

La lid del 2010-11 fue la última de los Vaqueros del Habana. El manager Esteban Lombillo, quien ya llevaba seis campañas al frente del elenco, había trazado el objetivo de clasificar a la Postemporada e intentar repetir la brillante actuación del 2008-09.

Pero, reconocidos con el mejor cuerpo de pitcheo de Cuba, los habanistas en cambio, no pudieron reeditar actuaciones individuales extraordinarias como en otras ocasiones. El líder del staff ahora, Miguel A. González, apenas pudo llegar a las 8 victorias, mientras Jonder Martínez y Yulieski González terminaron como líderes en derrotas dentro del conjunto (7 cada uno).  Sólo Yadier Pedroso (7-4, 3.03) y Miguel Lahera (4-1, 2.76) lograron actuaciones más discretas.

Sin su mejor arma (el pitcheo) en condiciones óptimas, el bateo tampoco fue capaz de funcionar como catalizador para elevar el esfuerzo colectivo a niveles descollantes. El elenco terminó con un 294 de forma general empatados en 11no lugar con Pinar del Río, conectaron 73 jonrones (12mo) e impulsaron 485 carreras (igualados en el 7mo puesto con Cienfuegos).

Aún así, los Vaqueros lograron obtener su clasificación para la Postemporada al arribar terceros (49-41) en la Zona Occidental. En el pareo de cuartos de final les tocó enfrentar a los Elefantes de Cienfuegos (líderes en victorias de todo el campeonato), pero apenas pudieron arrebatarle el segundo juego de la serie y fueron eliminados en cinco partidos. De este modo terminó para siempre la vida del Habana en las Series Nacionales después de 1962.

Controversia histórica del club Habana

En los últimos tiempos de la historia de la novena, algunos comentaristas y periodistas dieron por distinguir y clasificar de forma diferente al equipo Habana que jugó a partir de 1977 del que actuó en las primeras Series entre 1962 y 1974. El principal argumento que esgrimían estos señores era que, al dividirse la antigua provincia en dos (Ciudad de la Habana y La Habana), la historia del primer Habana (1962-1974) no se podía contar en la biografía del sustituto equipo Habana (1977-2011), porque los segundos ya no representaban la misma extensión de territorio, ni de población.

Esta conjetura, como casi siempre sucede en la monolítica prensa oficial cubana, comenzó a difundirse de manera especulativa hasta que tomó forma de teoría. Sin embargo, la hipótesis pierde fundamento cuando se compara con otros hechos similares. Por ejemplo, todavía nadie ha podido explicar cómo en el caso de Camagüey, que cedió la mitad de su territorio provincial a Ciego de Ávila, no se le refuta el nexo entre el primer Camagüey (1967-1974) y el segundo (1977 al presente).

Tampoco ha existido mucha polémica entre el primer equipo con el nombre de Pinar del Río (1967-1974) y el primer Matanzas (1967-1974), con sus segundas versiones a partir del 1992. Aunque si bien es cierto que estas dos provincias mantuvieron sus límites en la división política de 1976, en el caso particular de Pinar del Río vio reducida sus fronteras locales en cerca de un 20 por ciento con la entrega de los municipios Candelaria, Bahía Honda y San Cristóbal, a Artemisa en el 2011. Lo curioso es que a nadie se le ha ocurrido cuestionar todavía que el nuevo equipo vueltabajero sea diferente de los anteriores, porque le falten tres municipios.

Y, naturalmente, en la otra cara de la moneda está el caso de Industriales. Jamás en la historia de las primeras Series Nacionales se especificó que el equipo que competía con el nombre de la Habana representaba a todo el territorio provincial e Industriales únicamente a la capital. Porque de haber sido así, entonces Mineros tenía que representar sólo a la ciudad de Santiago de Cuba y Oriente al resto de la provincia, o Azucareros llevaba sólo los colores de la ciudad de Santa Clara y Las Villas al resto de sus municipios, por citar dos ejemplos más; pero eso nunca ocurrió así.

Cuando existían dos equipos por territorio en las Series Nacionales de los años 60 y 70, ambos clubes representaban a la provincia en la cual jugaban. De manera que Industriales no eran sólo de la capital, sino de todo el territorio habanero. Hoy a Industriales nadie le puede separar de su biografía lo ocurrido en los años 60, porque pertenece a la historia del club con ese nombre, no a una porción geográfica. Tal situación también aplica para el Habana, ¿o es que esta es una regla que alguien inventó sólo para el Habana y no para los demás equipos?

Bajo tales hechos y circunstancias, sólo queda esperar que algún día de estos la Comisión Nacional de Béisbol sea capaz de pronunciarse al respecto, si es capaz.

HECHOS Y FIGURAS DEL HABANA

Títulos de campeón: 3

Mejor ubicación: 1º lugar
1967-68, 1974, 2008-09

Peor ubicación: 17º lugar
1978-79, 1980-81

Más victorias en una temporada: 74
1967-68

Más derrotas en una temporada: 55
1999-00

Lanzadores de Cero hits: 3
1968 Leopoldo Valdés
1971 Walfrido Ruiz
2008 Jonder Martínez

Jugadores Más Valiosos: 3
1967-68 Eulogio Osorio
1972-73 Armando Capiró
1987-88 Pedro L. Rodríguez

Novatos del Año: 3
1967-68 Rodolfo Puente
1994-95 Larry Rodríguez
2004-05 Yadier Pedroso

MÁS SOBRE HABANA
SÍMBOLOS
ESTADÍSTICAS
UNIFORMES
ESTADIO

Advertisements

3 Responses to Vaqueros de la Habana

  1. Jose says:

    Caramba!!!
    Al fin encuentro a alguien que coicide conmigo en el modo de contar el numero de campeonatos que ganó el equipo Habana, tres en total, estaba por pensar que estaba loco.

  2. Jose says:

    Me he quedado muy sorprendido con este blog, se nota que es un trabajo hecho con el corazón, con ganas y mucha cubanía.
    Será muy difícil realizar este tipo de trabajo por la prensa deportiva dentro de la Isla?

  3. Iván Quiñones Medina says:

    Quisiera saber que están haciendo figuras como Willian santiesteban
    Tienen fotos de este jugador.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: