Alazanes de Granma

Por Rogério Manzano

La provincia Granma ni siquiera debiera llamarse de ese modo, el prestigio del nombre Bayamo se bastaba solo en dimensión y magnitud histórica, para inmortalizar a ese pedazo de la nación cubana.

Sólo porque en sus costas desembarcó Fidel Castro con su expedición guerrillera es que a Bayamo le fue arrebatado el privilegio de identificar a la sur-oriental provincia surgida durante la división político-administrativa de 1976.

Un escudo estigmatizado por el peso de la historia oficial

Durante sus primeras trece campañas de existencia el equipo de Granma no exhibió ningún emblema de carácter político que se conectara con yates o la gesta de la Sierra Maestra; en cambio, era la grafía empleada en su primer uniforme la que remedaba en diseño la usada por el órgano oficial del Partido Comunista Cubano.

Pero, hacia los primeros años de la década del 90 comenzaron a mostrar en la manga izquierda de la chamarreta su primer distintivo.

Alazanes de GranmaParadógicamente, este monograma estuvo muy vinculado con la temática bayamesa: la campana del ingenio La Demajagua, lugar donde el Padre de la Patria, don Carlos Manuel de Céspedes, le otorgó la libertad a sus esclavos y lanzó el grito de independencia contra el poder español en 1868.

El logo mostraba la reliquia en un acercamiento visual muy simple y desenfadado.

Luego de la profunda renovación en los diseños de logotipos y uniformes que se produjo en la temporada de 1998-99, los granmenses se aparecieron en el campo con otro boceto más elaborado que trajo a colación la divisa que todavía usan hoy: el yate Granma.

El atributo consistió en una réplica conocida de la embarcación que transportó a Fidel Castro, desde México, hacia las costas cubanas, para iniciar la Revolución de 1956.

Si bien es cierto que la alegoría del escudo se ajustaba fielmente a los rígidos cánones político-deportivos de la Comisión Nacional, luego con la adición del sobrenombre Alazanes al prontuario de tradiciones del club, la discordia entre símbolos se tornó irreconciliable.

Alazanes de GranmaEn cambio, cuando todos esperaban que la imagen de un corcel apareciera en el identificador de la novena, la Serie 2013-14 develó que el estigma de la historia oficial pesaba más que cualquier patrimonio beisbolero.

Una vez más el alazán le fue negado a los granmenses, quienes tuvieron que conformarse con unos ligeros retoques al intocable yate, el cual permanece, no solo como evocación de un hecho histórico, sino como recuerdo de quienes todavía tienen el poder de decidir por los aficionados cubanos en su pasatiempo favorito.

Los Alazanes

El sobrenombre de Alazanes comenzó a utilizarse desde comienzos de este siglo. Según la definición de la Real Academia de la Lengua se dice especialmente de un caballo o de una yegua, que tiene el pelo alazán (de color más o menos rojo, o muy parecido a la canela).

Según explican otras fuentes, el mote surgió de los labios de dos comentaristas en un programa de radio llamado La Gran Jugada Oriental, de la estación local Radio Bayamo, e inicialmente los llamaban “Alazanes de Charlie”, en referencia al manager Carlos Martí.

Aunque el sobrenombre es uno de los más aceptados por la prensa y los fanáticos, hasta el presente no aparece relacionado de modo gráfico como imagen genuina del club y su uso, como el resto de los “nicknames” de la pelota cubana actual, es meramente verbal.

MÁS SOBRE GRANMA
HISTORIA
ESTADÍSTICAS
UNIFORMES
ESTADIO

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: