Avispas de Santiago

Por Rogério Manzano

SantiagoDesde la década del 80 del siglo XX la novena de Santiago de Cuba comenzó a mostrar lo que sería la naturaleza de su imagen beisbolística: las montañas de la Sierra Maestra.

Una montaña de avispas

En aquellos días, el diseño del logotipo representaba la inmensidad de la célebre cordillera sobre dos primitivos trazos, a semejanza de las legendarias cumbres orientales, con los colores básicos del equipo: el rojo y el negro.

SantiagoLuego el modelo evolucionó, y hacia la segunda mitad de los años 90´s se le agregó el típico amanecer sobre la Sierra, un detalle que se mantuvo prácticamente inalterable cuando, en la temporada de 1998-99, se produjo el salto de calidad en las gráficas representativas de los clubes que participaban en la Serie Nacional.

Pasada una década y media, y antes de comenzar la 53 Serie de 2013-14, se hicieron varias transformaciones en la identidad visual de la mayoría de los 16 equipos que competían en el torneo invernal cubano. Esta vez Santiago fue uno de los clubes que vio reformado su emblema.

Avispas de SantiagoPero el cambio no fue del todo radical, pues pese a que se intentó incorporar en el diseño a la avispa, insignia incuestionable de la armada santiaguera desde ya hacía más de una década, también se pretendió preservar a toda costa el amanecer serrano. El resultado obtenido de tal modificación originó un escudo con características similares al anterior, pero más efusivamente abstracto en su lectura final.

Las Avispas

Avispas de SantiagoEmplear sobrenombres para identificar a los equipos de béisbol fue una norma del espectáculo que se abandonó después de 1962 en la Liga invernal cubana. Afortunadamente, tan folclórico hábito comenzó a rescatarse casi cuarenta años después (nunca es tarde) y Santiago resurgió con un curioso seudónimo que caló de inmediato en el favor del público: las Avispas.

El apodo lo retomaron de aquel exitoso y fugaz conjunto Oriente, campeón de la I Serie Selectivas de 1975 que fueron conocidos como “las avispas negras” por el color de sus uniformes. Sin embargo, poco después el mote se diluyó cuando el equipo fue renombrado Orientales.

Posteriormente el apelativo se volvería a utilizar en las últimas campañas selectivas celebradas hacia principios de los años 90’s. Estas segundas Avispas fueron denominadas así cuando la Serie Selectiva se redujo a sólo cuatro escuadras y se constituyó otra nueva selección llamada Orientales.

Pero en estos tiempos, Avispas ha derivado en un sobrenombre exclusivamente santiaguero. Sin dudas, el apodo intenta reflejar la intensidad con que siempre juega la novena que representa a la tierra madre del son y el bolero, un club incapaz de cejar en su empeño por la conquista del gallardete y presto en cada campaña a ofrecer la mejor de las batallas por tratar de obtenerlo.

MÁS SOBRE SANTIAGO DE CUBA
HISTORIA
ESTADÍSTICAS
UNIFORMES
ESTADIO

Comments are closed.

%d bloggers like this: