Azucareros de Villa Clara

Por Rogério Manzano

Villa ClaraAntes de que existiera la provincia de Villa Clara (creada en 1976), la totalidad de su actual territorio (incluidos también los de Sancti Spíritus y Cienfuegos) pertenecían a Las Villas.

Cuando Fidel Castro tomó el poder en 1959, la antigua región villareña diseminaba en sus áreas cultivables alrededor de 50 centrales azucareros, la mayor cantidad de este tipo de fábricas entre el resto de las comarcas que componían el mapa político de la Isla en aquel entonces.

De azúcar fue hecho el color naranja

Naranjas de Villa ClaraSin duda, fue ese el motivo fundamental por el que uno de los primeros equipos de béisbol que representó a la provincia en la Serie Nacional fuera conocido como los Azucareros. Desde entonces el calificativo estuvo muy ligado al acervo beisbolero de esa zona.

En 1977 nace el club de Villa Clara en la Liga invernal cubana, y con él una nueva identidad que se elevó sobre la corta tradición de los dos elencos que le precedieron. Por un lado, Las Villas, escuadra de la cual tomó el color naranja de sus uniformes y, por otro, el ya mentado conjunto Azucareros, en cuya tradición se inspiró la afamada silueta de un ingenio azucarero como escarapela de combate.

Naranjas de Villa de ClaraAunque jamás se aprobó establecer una continuidad entre Villa Clara y los antiguos Azucareros en términos estadísticos, o de otro tipo, en cambio sí permanecieron constantemente relacionados con la alegoría del emblema.

En un principio, el diseño giró constantemente alrededor de la rústica silueta de una fábrica de azúcar, pero en 1998 el concepto mejoró notablemente la expresión de su boceto y así ha permanecido hasta hoy.

La gran confusión naranja

Con el sobrenombre de la novena villaclareña han ocurrido muchos desaciertos y confusiones. Sucede que algunos asocian a menudo el término naranja referido al cítrico, pero esta clase de agrios no tiene nada que ver con Villa Clara, ni con el surgimiento del apodo.

Todo inició por la época en que uno de los jugadores más emblemáticos de la selección fue bautizado por el afamado narrador Bobby Salamanca como “la explosión naranja”. Se trataba de Víctor Mesa, quien en los años 80 comenzó a escribir su leyenda personal con Villa Clara, en la Serie Nacional, y también con la selección de Las Villas en la Serie Selectiva.

Pero Salamanca siempre se refirió al matiz de los uniformes, que en ambos casos eran del mismo color, es decir el naranja. De manera que la asociación del mote siempre surgió del tono de los uniformes, y nunca de los cítricos.

A mediado de los años 90, cuando el combinado de Villa Clara ganó tres títulos consecutivos, la prensa de la época comenzó a denominarlos como “la naranja mecánica”, en obvia referencia al once holandés de las Copas del Mundo de Fútbol, que también usan el distintivo color anaranjado en sus uniformes.

Por otro lado, los sobrenombres de los equipos de pelota en forma sustantiva no existen en Liga, ni país alguno, sino que se usan siempre en modo adjetivo y en género masculino. A nadie se le ocurriría mentar al equipo Henequén, Vegas o Industria, sino que se les cita correctamente como Henequeneros, Vegueros o Industriales. Por lo tanto, es un soberano error también llamarles Naranjas a los de Villa Clara cuando se trata de cítricos, porque la forma correcta sería Naranjeros.

En cambio, cuando parecía que este desorden no iría más allá de un mal ententido idiomático, otro sorprendente acontecimiento, ocurrido durante la celebración de la Serie del Caribe 2014, terminó por anudar definitivamente los cabos sueltos de este caótico tema.

Los Azucareros

Resulta que le correspondió el honor a Villa Clara, por ser el campeón vigente de la temporada 2013-14, de volver a representar a Cuba en este evento luego de más de 50 años de ausencia. Desde su llegada a Isla Margarita (Venezuela) las cosas parecieron ir muy bien para la selección, al menos en términos mediáticos, pues en el terreno la historia fue otra.

Curiosamente, antes de que esto sucediera, ya la prensa deportiva cubana había recordado que en Santa Clara existió un equipo llamado los Leopardos durante la época de la Liga Profesional. Incluso, algunos comenzaban a mencionarlos e identificarlos por este alias previo al quinto título obtenido en la campaña del 2012-13, de modo que los ecos de este apodo también aterrizaron con los villaclareños en Isla Margarita.

Como es usual en todas las Ligas profesionales del mundo, los clubes son conocidos, anunciados y comercializados por sus motes. Pero, ante el desconcierto de los medios acreditados en no poder determinar correctamente el apodo oficial del conjunto cubano, se le preguntó a los responsables de la delegación isleña cuál era el sobrenombre de la novena.

Fue entonces que todos los seguidores del béisbol cubano nos enteramos de que el equipo de Villa Clara se llamaba los Azucareros…¡¿ ?! Así, de un modo insólito y extravagante, la Comisión Nacional solucionó de un solo plumazo este caprichoso desorden que había perdurado tanto tiempo entre entre Naranjas, Leopardos y Azucareros.

MÁS SOBRE VILLA CLARA
HISTORIA
ESTADÍSTICAS
UNIFORMES
ESTADIO

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: