Industriales de La Habana

Por Rogério Manzano

IndustrialesHoy se les llama Leones con mucha vehemencia, pero fue el seudónimo de azules el que los acompañó de modo absoluto desde su primera aparición en 1963.

Luego, cuando en temporadas posteriores se incorporaron otros clubes que también usaron una divisa de matíces similares ya no hubo forma de asociarles con el color azul, porque Industriales lo había monopolizado de manera rotunda.

La melena azul de los giraldillos

IndustrialesEn el tramo recorrido a través de las décadas 60 y 70 del siglo XX, nunca presentaron un logotipo oficial. No es hasta 1980 que Industriales develó los dos atributos básicos que los distinguiría como la escuadra cabecera de la capital, y que por extensión, también le fueron adjudicados al segundo conjunto de la mayor urbe del país, los Metropolitanos.

La silueta de la Giraldilla y el escudo de la ciudad de La Habana, fueron incrustados en sus uniformes hasta 1998. Después de esa fecha, Industriales eligió la Giraldilla para su pabellón, mientras que los Metros se quedaron con el escudo.

Pero en esta oportunidad la figura, que según la leyenda se inspiró en doña Isabel de Bobadilla, recibió una interpretación mucho más metafótica. El cuerpo de la subyugante dama habanera se transformó en la heráldica I azul, aunque permaneció apoyada en el asta atildada por la Real Cruz de Calatrava.

Industriales de La HabanaPoco después de estas modificaciones fue que emergió de modo contundente el popular mote de Leones. En cambio, la incorporación del apelativo le otorgó a Industriales el raro el privilegio de resumir dos importantes piezas de la mercadotecnia utilizada por sus antecesores en la etapa profesional: el color azul, del Almendares, y el sobrenombre de Leones, del Habana.

¿Los Industriales, los Leones o los Azules?

Industriales de La HabanaEl gran dilema del sobrenombre del equipo de la capital es que continúa hasta hoy enredado en la violación de un caprichoso decreto burocrático, típico del sistema ideológico-deportivo cubano. Veamos.

Sucede que a mediados de los años 70´s, al ser dividido el país en 14 provincias y un municipio especial, la incorporación de los nuevos territorios a la Serie Nacional estuvo condicionado, no sólo a las características de la estructura del torneo invernal, sino también al funcionamiento de la Serie Selectiva en ese momento.

Por aquel entonces, la antigua provincia Habana, que contaba ya con tres novenas en el certamen de invierno, quedó fraccionada en dos comarcas, Habana y Ciudad de la Habana. La primera absorbió uno de aquellos equipos, mientras que la segunda, por ser la capital y poseer mayor cantidad de población, incorporó a los otros dos.

A diferencia de la mayoría de las nuevas demarcaciones, Ciudad de la Habana, es decir, la capital, no le designó a ninguno de sus conjuntos el nombre oficial de la provincia, sino que por ajustes hechos entre la Nacional y la Selectiva, se decidió que ambos llevaran las denominaciones Industriales y Metropolitanos.

Cuando el gobierno cubano reorganizó otra vez la división político-administrativa en 2010, hicieron desaparecer definitivamente a la Habana para duplicarla en Artemisa y Mayabeque, mientras que Ciudad de la Habana quedó rebautizada como La Habana.

De nueva cuenta se volvieron a acomodar los clubes del campeonato. En esta oportunidad se eliminaron los patronímicos de Habana y Metropolitanos para darle cabida a Mayabeque y Artemisa.

Empero, la Comisión Nacional, en violación de su propia normativa de que todos los equipos de la Serie deben representar el nombre de su provincia, eximió al único elenco de la capital de portar el apelativo oficial del territorio en sus chamarretas. Por tal motivo, no existe hoy una novena llamada La Habana en la pelota cubana, sino que a ésta se le otorgó la prerrogativa de que continuara denominándose simplemente Industriales.

Como es costumbre en casi todas las ligas del mundo, un club de béisbol casi siempre lleva el nombre del territorio que representa y por lo general se le agrega un sobrenombre de carácter más o menos épico con el cual se identifica ante sus fanáticos.

En este caso en particular, si nos atenemos a la regla común, La Habana debió ser asumido como nombre e Industriales como sobrenombre, y la escuadra debiera ser reconocida entonces como los Industriales de La Habana.

¿Otro extraño excentricismo del célebre equipo capitalino? Esperemos que el futuro de la Liga invernal cubana diga la última palabra en este asunto.

MÁS SOBRE INDUSTRIALES
HISTORIA
ESTADÍSTICAS
UNIFORMES
ESTADIO
MÁS SOBRE INDUSTRIALES

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: