Piratas de La Isla

Por Rogério Manzano

La Isla de Pinos recibió en 1977 la posibilidad de participar con un club independiente en las Series Nacionales del béisbol de invierno, porque dejó de ser un simple apéndice de la provincia Habana para convertirse en el único Municipio Especial del país.

Isla de Pinos

De su primera aparición los pineros tienen poco que recordar. Si acaso, una curiosa particularidad, por única vez ostentaron en sus uniformes oriverdes el antiguo nombre de Isla de Pinos que luego fue sustituido por el de Isla de la Juventud, al producirse el cambio político-administravivo en el territorio al siguiente año.

En lo relativo a la competencia, el último lugar alcanzado por el equipo fue una predicción fatal que se repetiría hasta la saciedad en el futuro. Esta perenne debilidad opacó el trabajo de algunos jugadores surgidos en estos años iniciales como los hermanos Pablo y Pedro Pérez y el torpedero Juan C. Calvo.

También la baja densidad de población del municipio y la necesidad de mejorar un pequeño estadio como el Cristóbal Labra, empobrecieron mucho más el descolorido rendimiento. En cuanto a las cifras, baste reseñar que La Isla pudo ganar apenas diez desafíos en cuatro diferentes campañas, y al menos seis temporadas con un total de victorias que oscilaba entre 12 y 16 partidos.

Desde 1977-78 hasta 1992-93 la mejor ubicación fue el duodécimo puesto conseguido en el 90-91, en el resto de los certámenes nunca lograron superar el lugar catorce.

Inmigrantes y emigrantes

Y entre tanto inmovilismo, un par de figuras que, aunque nacidos en la isla grande, habían surgido en las filas del modesto conjunto de la isla pequeña. Ariel Prieto y Liván Hernández fueron los primeros jugadores en debutar en el béisbol profesional de los Estados Unidos, luego de haber vestido la franela de la selección pinera en Series Nacionales.

Pero, en el torneo de 1998-99, La Isla redondeó un conjunto idóneo que conquistó por primera vez, en más de veinte años, la insospechada clasificación a la Postemporada.

Los pitchers Carlos Yanes y Gervasio Miguel, el receptor Vladimir García, los jugadores de cuadro Raúl Ajete, Alexander Ramos, Juan C. Moreno y Michel Enríquez, así como los jardineros Orlis Díaz, Dioel Reyes y Luis E. Piloto, protagonizaron además, una semifinal espectacular frente a los Industriales que se rubricó como la mejor actuación del representante pinero en una temporada del béisbol aficionado cubano.

Pero, sin dudas, fue el brillo de las individualidades lo que hizo florecer un manto de energía positiva en las memorias de este combinado. En primer lugar Michel Enríquez, es y ha sido, por mucho, el más grande pelotero nacido en la Isla de la Juventud. Desde su llegada al club en 1997 probó que podía cargar con el liderato del plantel en todos los sentidos.

Al año siguiente ya había impuesto el récord de dobles y de hits para una temporada completa del béisbol cubano invernal en todos los tiempos con apenas 20 años, y de ahí en lo adelante, su trabajo resultó consistente y fecundo, hasta convertirse en uno de los mejores bateadores de la etapa contada a partir de 1962.

Alexander Ramos fue otra de las más importantes cuerdas con que se tejió la gesta pinera. Su marca de más de mil partidos jugados en el béisbol cubano es la más grande en Cuba y una de las más extensas en el ámbito internacional. Por su parte, los serpentineros Carlos Yanes y Gervasio Miguel Govín, determinaron el rumbo de la nave insular con la magnificencia de sus acciones sobre el montículo.

Siglo XXI

Desde aquella milagrosa campaña del 98-99 hasta la contienda 2005-06, la presencia pinera animó con particular estilo seis de estas ocho Postemporadas. De manera que al despuntar el siglo XXI ya habían alcanzado la mejor marca de la escuadra en cantidad de victorias con 53, en el certamen del 2000-01, y de una vez por todas se despojaron del estigma negativo que hasta aquí los hostigó.

Luego del 2006, el nivel de juego de La Isla descendió apreciablemente con la retirada de algunos de sus principales elementos y el azote de algunas evasiones hacia el béisbol profesional. Aunque los Pineros consiguieron otra clasificación a los Playoff en la liza del 2008-09, la consistencia y el nivel de juego del elenco ya no fue el mismo que presentaban una década atrás.

A todo esto hay que sumarle la desaparición de los Grupos clasificatorios y la solidez que muestran hoy en día otros equipos en la Zona Occidental, como Sancti Spíritus o Cienfuegos. Además, si se conoce que Pinar del Río e Industriales son las potencias históricas en esta división, es razonable imaginar que el panorama a la Postemporada no se pinta de hermosos colores para los isleños de aquí en lo adelante.

Pero, reunir una nueva selección, joven, talentosa y con aspiraciones al título, no es asunto de coser y cantar. El reto es muy grande. Sólo el tiempo y los futuros acontecimientos dirán la última palabra.

HECHOS Y FIGURAS DE ISLA DE LA JUVENTUD

Títulos de campeón: 0

Mejor ubicación: 3º lugar
1998-99

Peor ubicación: 18º lugar
1977-78, 1978-79, 1979-80, 1985-86, 1986-87

Más victorias en una temporada: 54
2005-06

Más derrotas en una temporada: 64
2009-10

Lanzadores de Cero hits: 1
2000 Carlos Yanes

Jugadores Más Valiosos: 1
1998-99 Michel Enríquez

Novatos del Año:  1
1987-88 Alexander Ramos


MÁS SOBRE ISLA DE LA JUVENTUD
SÍMBOLOS
ESTADÍSTICAS
UNIFORMES
ESTADIO

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: