Vegueros de Pinar del Río

Por Rogério Manzano

Porque la Serie de 1967-68 otorgó por primera vez ciertos derechos y obligaciones al auténtico carácter nacional de la Liga invernal, un club con el nombre de Pinar del Río pudo evitar las tinieblas de una ausencia indefinida a los clásicos cubanos antes de que terminara la sexta década del siglo XX.

La Cenicienta

Pero, los dos clubs organizados para el torneo, Vegueros y Pinar del Río, fueron incapaces, no ya de arriesgarse en la persecución del gallardete, sino de pelear por un puesto decoroso en el certamen. Visto de este modo, no tuvieron más opciones que conformarse con el último estribo en la primera experiencia del conjunto pativerde en Series Nacionales.

En los siete campeonatos en que participó Pinar del Río hasta la aparición de la I Serie Selectiva en 1975, la actuación fue similar todo el tiempo: pocas victorias, muchas derrotas y una ubicación siempre más allá del séptimo lugar.

Al anulársele la condición de escuadra representativa de la provincia en la XIV Serie, ocupó la vacante abandonada el equipo Forestales, que se desdobló, primero, en un suplente mediocre y luego, en un eterno sotanero.

Contraria a esta rutina se opuso el juego vigoroso de los Vegueros, la otra novena vueltabajera en concurso, que sí señaló con huellas mayúsculas su paso por los torneos invernales.

Los del pabellón morado recalaron en el tercer puesto al finalizar la campaña invernal de 1974-75 y se mantuvieron oscilando, entre este sitio y el primero, por ocho campeonatos consecutivos.

Cuando se inauguraron los Playoff en 1985, ahí estuvo presente el equipo Vegueros con el segundo, del par de subtítulos que conquistó. En total, durante los 18 años que sobrevivió en Series Nacionales, ellos ganaron seis gallardetes y un título de Liga. Sin embargo, esta espléndida cosecha no pudo ser incluida en el catálogo biográfico del elenco con el apelativo de la provincia, debido al incongruente sistema estructural del béisbol cubano aficionado.

La Princesa

En 1992 se impuso un nuevo orden, y la renovación trajo de regreso a Pinar del Río después de casi dos décadas de ausencia.

Ahora las cosas resultaron diferentes, porque al igual que los matanceros, los habitantes del extremo más occidental de la Isla tuvieron la posibilidad de contar durante quince temporadas con dos combinados en el invierno. Este factor les facilitó un permanente desarrollo del nuevo material y un continuo reemplazo de las figuras que iban en retiro.

Matanzas no pudo aprovechar la ventaja, pero en Pinar del Río este regalo no se desperdició. El que retornó fue un club aplastante, con una potencia en el ataque espantosa y una profundidad en el pitcheo tan vasto como la fosa de las Marianas.

En la contienda de 1992-93 consiguieron el primer título divisional y, aunque cayeron esa vez en la discusión por la medalla de oro contra Villa Clara, después dominaron perennemente el Grupo A, de la Liga Occidental, con 5 banderines de Liga por lo que restó del siglo XX.

Finalmente, en las campañas de 1996-97 y de 1997-98, Pinar del Río conquistó los dos primeros títulos nacionales desde que volvieron a usar el nombre de la provincia.

Esta labor coherente se debió, en principio, a la estabilidad de una alineación regular que desde principios de la década de los noventa se apoyaba sobre los hombros de Omar Linares, y dosificaba su poder en las muñecas de los toleteros Yobal Dueñas y Daniel Lazo.

El cuerpo de lanzadores contenía la energía necesaria en los brazos de José A. Contreras, Pedro L. Lazo, Faustino Corrales y Omar Ajete. En el importante aspecto de la dirección, se evidenció la memorable faena de Jorge Fuentes, quien por largos años fue uno de los managers más ganadores en Series Nacionales y Selectivas.

En las temporadas finales de los noventa, esta esfera estuvo también bajo la batuta del exjugador, Alfonso Urquiola, que no piloteaba con la distinción de Fuentes, pero que supo mantener al plantel entre los primeros planos del béisbol amateur de la segunda mitad del siglo XX.

Siglo XXI

En la primera década del presente siglo, Pinar del Río no pudo conseguir otro título nacional, pero llegó a discutirlo en dos finales y en otras tres ocasiones se alzó con una destacada tercera posición. Su presencia en el Playoff fue prácticamente permanente durante esos primeros diez años.

Hoy ya no cuentan con figuras de antaño como Linares, Ajete, Contreras o Yobal, ni tampoco están Alexei Ramírez, Pedro L. Lazo o Yunieski Maya, pero la generación que encabezan ahora Peraza, Baños, Duarte o Torres, entre otros, demostraron por qué Pinar del Río se nombra siempre entre los cuatro equipos de más tradición ganadora entre las actuales escuadras del béisbol invernal cubano.

En la campaña de 2010-11, y contra todos los pronósticos, los vueltabajeros fueron capaces de retornar a una final nacional y ganarla. Fue su tercer gallardete desde que el equipo regresó con ese nombre a las Series Nacionales en 1992. Pero, ni siguiera haber triunfado en la Serie 50, o tres años después haber logrado el cuarto título de la pelota cubana, fueron méritos comparables con el logro más importante que los elevaría definitivamente a la estatura de los clubes invernales cubanos más legendarios de todos los tiempos.

En el invierno de 2015, la escuadra de Pinar del Río, ya oficializada como los Vegueros, marchó hacia la ciudad de San Juan, en Puerto Rico, para representar a Cuba en la Serie del Caribe. Pese a que resultó muy polémica la confección del elenco, por la enorme cantidad de refuerzos que se le adicionaron, era apenas la segunda participación de un conjunto cubano en el evento luego de una prolongada ausencia de más de 50 años.

Más allá de todas discusiones que trascendieron, o aún puedan trascender alrededor del tema, lo cierto es que, cuando se vuelvan a resaltar los hechos históricos más importantes alrededor del béisbol cubano de la segunda década del siglo XXI, el nombre de Pinar del Río quedará eternamente recordado como el primer equipo de la Serie Nacional que conquistó un trofeo en la Serie del Caribe.

HECHOS Y FIGURAS DE PINAR DEL RÍO

Títulos de campeón: 4

Mejor ubicación: 1º lugar
1996-97, 1997-98, 2010-11, 2013-14

Peor ubicación: 12º lugar
1967-68, 1971

Más victorias en una temporada: 64
2002

Más derrotas en una temporada: 85
1967-68

Lanzadores de Cero hits: 2
1968 Raúl Álvarez
2010 Vladimir Baños

Jugadores Más Valiosos: 2
1992-93 Omar Linares
2013-14 Yosvani Torres

Novatos del Año: 2
1993-94 Reinier Capote
2013-14 Vladimir Gutiérrez

MÁS SOBRE PINAR DEL RÍO
SÍMBOLOS
ESTADÍSTICAS
UNIFORMES
ESTADIO

One Response to Vegueros de Pinar del Río

  1. cuchillon says:

    Soy Industrialistaperome toco y disfrute mucho ademas,lagloria de los equipos pinareños guiados por Pineda y Jorge Fuentes.Grandes los Castro,Urquiola,Giraldo,Omar,Casanova,entre otros con sus pitchers Rogelio,Jesus Guerra,Romero,Lazo,Contreras,Faustino,entre muchos,grandes,grandes los pinareños tambien¡

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: